Seguidores

viernes, 22 de octubre de 2010

Toma un cuerpo, prisionero del miedo





Toma un cuerpo, prisionero del miedo,
y arrebátale la soledad, sin límite de lunas.
Devuélvele la confianza al pulso de sus noches, 
entablando batalla contra desengaños y adioses.
En la estación de los besos, no habrá ganador.
Ya no sabrá a insomnio de trenes el rayar del alba.


Beatriz Hernanz Angulo
De "La lealtad del espejo" 1993